jueves, febrero 22, 2024
HomePolíticaEl fondo de la forma, Vila va de lleno al respaldo de...

El fondo de la forma, Vila va de lleno al respaldo de Renán

Mucho se especuló en torno a la decisión de Mauricio Vila Dosal sobre los motivos que lo empujaron a renunciar a sus aspiraciones a la Presidencia de la República. El mandatario yucateco concluyó luego de un muy buen tiempo de “placearse” y trabajar arduamente para que Yucatán sea considerado como posible punto de surgimiento para candidato, que no buscaría más la candidatura.

No fue cosa fácil, recordemos su último informe, plagado de aspirantes presidenciales al igual que él. Su discurso, en tono conciliador, enfocado no a atacar al actuar régimen, sino a respetar lo positivo del mismo, pero que siempre puede ser perfectible.

La decisión de Mauricio Vila no obedece, ni puede obedecer a otra cosa, más que a una sola. Su decidida resolución no puede ser otra que el compromiso para que el Partido Acción Nacional (PAN) mantenga el buen gobierno en Yucatán. Y a eso es a lo qué hay que entender como trasfondo en esta dura decisión. Mauricio Vila no quiere convertirse en el nuevo Rolando Zapata Bello.

Todo el mundo cuestionó, se preguntó, como un estado, en el que se contaba con el mejor gobernador del universo, como Rolando Zapata, pudo perderse para el PRI. Y ud dirá, que no es cosa de colores, sino de personas. El votante elige y decide por quien le agrade más. Sí, quizá haya algo de eso. Pero la realidad es que hoy por hoy, Bello Zapata es para muchos un gran traidor al priísmo. Entreguista.

Y es en este punto donde el actual mandatario no está dispuesto a ser visto como la versión 2.0 de esa acción, cediendo el Poder del PAN a Morena. Sino más bien, es una postura decidida a contribuir al triunfo de Renán Barrera, y para lo cual ha puesto de lado, todas o cualquier diferencia con su compañero de partido.

La famosa “rolandiña”, aquella de dejar el piso parejo a todos los que quieren y al final traicionar, toma otra connotación para Vila Dosal, quien no quiere verse, repito, como el nuevo Rolando Zapata. No. Aquí la cosa es franca y directa. Luego de declinar tan importante decisión, no queda de otra; contribuir al refrendo de la victoria panista en el 2024 sí o sí.

Mucho se especuló en torno a la decisión de Mauricio Vila Dosal sobre los motivos que lo empujaron a renunciar a sus aspiraciones a la Presidencia de la República. El mandatario yucateco concluyó luego de un muy buen tiempo de “placearse” y trabajar arduamente para que Yucatán sea considerado como posible punto de surgimiento para candidato, que no buscaría más la candidatura.

No fue cosa fácil, recordemos su último informe, plagado de aspirantes presidenciales al igual que él. Su discurso, en tono conciliador, enfocado no a atacar al actuar régimen, sino a respetar lo positivo del mismo, pero que siempre puede ser perfectible.

La decisión de Mauricio Vila no obedece, ni puede obedecer a otra cosa, más que a una sola. Su decidida resolución no puede ser otra que el compromiso para que el Partido Acción Nacional (PAN) mantenga el buen gobierno en Yucatán. Y a eso es a lo qué hay que entender como trasfondo en esta dura decisión. Mauricio Vila no quiere convertirse en el nuevo Rolando Zapata Bello.

Todo el mundo cuestionó, se preguntó, como un estado, en el que se contaba con el mejor gobernador del universo, como Rolando Zapata, pudo perderse para el PRI. Y ud dirá, que no es cosa de colores, sino de personas. El votante elige y decide por quien le agrade más. Sí, quizá haya algo de eso. Pero la realidad es que hoy por hoy, Bello Zapata es para muchos un gran traidor al priísmo. Entreguista.

Y es en este punto donde el actual mandatario no está dispuesto a ser visto como la versión 2.0 de esa acción, cediendo el Poder del PAN a Morena. Sino más bien, es una postura decidida a contribuir al triunfo de Renán Barrera, y para lo cual ha puesto de lado, todas o cualquier diferencia con su compañero de partido.

La famosa “rolandiña”, aquella de dejar el piso parejo a todos los que quieren y al final traicionar, toma otra connotación para Vila Dosal, quien no quiere verse, repito, como el nuevo Rolando Zapata. No. Aquí la cosa es franca y directa. Luego de declinar tan importante decisión, no queda de otra; contribuir al refrendo de la victoria panista en el 2024. O pasar a la historia como el nuevo “blof” del PAN, el segundo mejor gobernador del universo, que coincidentemente vuelve a perder el poder.

Juan Eduardo Labrador

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments